Baseball

Cómo matar a un pulpo (de relevistas)


Image credit: Joe Nicholson-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Si la temporada 2021 terminase ahora mismo, se situaría en el séptimo lugar en cuanto al número de personas que se situaron en la cima del montículo y realizaron un lanzamiento en un partido de las Grandes Ligas. La versión 2021 del béisbol ya ha visto más lanzadores que la temporada 2014, y el 2021 sólo va a la mitad. Las seis temporadas que tuvieron más lanzadores (hasta ahora) son 2019, 2018, 2017, 2016, 2020 y 2015, en ese orden.

Se ha escrito mucho sobre la muerte del juego completo y la carga de trabajo cada vez más reducida del lanzador abridor y el desfile de relevistas que inevitablemente le sigue. Pero hay otra tendencia de la que nunca se habla. La MLB nunca ha tenido tantos lanzadores. Atrás quedaron los días de la década de los 80s, cuando los equipos utilizaban rutinariamente 15 lanzadores durante toda una temporada. No es sólo un desfile de relevistas en el juego. Es un desfile de relevistas en el transporte de ida y vuelta desde AAA.

He escrito en este espacio sobre cómo el relevista de una entrada y de corta duración se ha convertido en una especie invasiva en la MLB. Desde la “invención” del cerrador a finales de la década de 1980, el juego se ha convertido en un exceso de relevistas que en su mayoría lanzan una entrada y luego se van a casa. La mayoría de las apariciones en relevo en la MLB duran ahora exactamente tres outs. De hecho, si se limita esa afirmación a “no sólo tres outs, sino tres outs en los que entras en una entrada, sacas tres outs y sales”, sigue siendo mayoría.

La ventaja de esta estrategia es bastante obvia. Con sólo tres outs que conseguir, un lanzador puede esforzarse al máximo, y todo ello sin necesidad de un molesto tercer lanzamiento que lanzar cuando aparezca el orden al bat por segunda vez. Pero como una especie invasora, ha cambiado el ecosistema del béisbol. El modelo funciona tan bien que los equipos han empezado a tener plantillas de lanzadores de 12 y 13 miembros y bullpens de pulpo que tienen ocho brazos. Con un poco de creatividad en la confección de la plantilla, se pueden cambiar los relevistas de un lado a otro y crear efectivamente un noveno o décimo puesto en el bullpen para algunos partidos.

A riesgo de sonar como un anciano gritando a una nube tipo el Abuelo Simpson, recuerdo cuando los equipos tenían seis personas en el bullpen. Pero ahora los banquillos son más cortos, y todo el mundo es un jugador utilitario al servicio de poder colar a otro relevista en la lista. Los abridores no tienen que preocuparse por lanzar tan profundamente en los partidos, porque hay un escuadrón de relevistas listos para tomar el relevo. También pueden ir al máximo esfuerzo un poco más a menudo.

Probablemente está alimentando gran parte de la oleada de ponches. Tal vez tengamos que matar al pulpo.

No es que vayamos a hacer desaparecer a los lanzadores de “98 y un slider”. Seguirían existiendo. Pero los haríamos hacer más. En la temporada baja 2019-2020, la MLB promulgó una regla por la que los equipos “sólo” podían tener 13 lanzadores en su plantilla de 26 miembros, aunque la regla fue desechada cuando la temporada 2020 (y 2020 en general) se vio superada por la COVID-19. La regla aún no está en vigor para 2021, pero podría entrar en vigor en años futuros. Tal vez el límite deba ser un poco más estricto. ¿Y si los equipos sólo pudieran llevar 11 lanzadores? ¿O 10?

¡Cuidado! ¡Detalles matemáticos explícitos!

Con sólo 10 u 11 lanzadores en la lista activa, los equipos tendrían que estirar sus lanzadores un poco más. Es probable que continúen con 5 abridores, por lo que con sólo 5 o 6 opciones en el bullpen, y con cosas como la gestión de la carga de trabajo en el bullpen en las que pensar, los mánagers podrían no tener el lujo de recurrir al bullpen en la quinta entrada. Si lo hacen, uno de esos relevistas podría tener que hacer algo más que sacar tres outs e ir a ducharse. En teoría, el abridor podría hacer tres entradas y cada uno de los seis relevistas haría una, pero eso no es sostenible a lo largo de una temporada.

La cuestión es que los lanzadores tendrán que ir más despacio porque no hay tantos refuerzos y hay que tener a alguien disponible para las nueve entradas.

Esta es realmente simple esta semana. Lo hice a lo largo del tiempo para mostrar la tendencia histórica, pero este es un gráfico de todas las apariciones de los relevistas que comenzaron en la séptima entrada o más tarde. Las líneas son el porcentaje de bateadores que se poncharon. Los datos se extienden desde 1950 hasta 2020, y a lo largo de 70 años, podemos ver que los porcentajes de ponches aumentan constantemente. Pero quiero que presten atención a los espacios entre las tres líneas. La línea amarilla representa apariciones en las que el relevista sólo lanzó una entrada. La línea verde es la primera entrada de una aparición de varias entradas, y la línea azul es cualquier entrada posterior.

Antes de adentrarnos en la interpretación de estas líneas, vale la pena señalar que hay un sesgo de selección que abunda en estas líneas. Si un lanzador sólo lanzó en una entrada, existe la posibilidad de que la razón por la que no hubo una segunda entrada sea que… la primera no fue buena. Por el contrario, para entrar en la muestra de “segunda entrada”, una muy buena manera de hacerlo es hacer un trabajo rápido con los bateadores a los que se enfrenta en la primera entrada, especialmente si los domina ponchándolos. Debemos proceder con cautela.

Aún así, podemos ver algunas tendencias generales. En la década de los 50s, las tres líneas están bastante juntas. Ya he argumentado anteriormente que ha habido tres periodos de relevistas. En la década de 1960, comenzó a aparecer el relevista dedicado, seguido de finales de la década de 1980 y 1990, cuando surgió el relevista de una entrada. En el gráfico vemos esa aparición. En la década de 1950, las líneas están muy juntas. Los relevistas y los titulares eran en su mayoría intercambiables en esa época, y el enfoque de “ritmo” parecía utilizarse incluso en las apariciones de relevo en las últimas entradas. A medida que el relevista dedicado—aunque uno que todavía hacía regularmente apariciones de 2 y 3 entradas—se convirtió en “algo”, vemos un poco más de dispersión entre la primera y las siguientes entradas y la brecha ha continuado ampliándose. Es difícil mantener un enfoque de máximo esfuerzo.

Sin embargo, vemos que la línea amarilla aumenta con el tiempo. Hasta finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, si un lanzador sólo tenía una entrada de trabajo, probablemente era porque ese lanzador no era muy bueno. Pero en la década de los 90s vemos el crecimiento del lanzador de una entrada como un rol definido, no un accidente en los apuntes de los partidos, y su tasa de ponches que le acompaña.

Pero lo que vemos es que cuando los relevistas modernos son sometidos a una segunda entrada de trabajo, sus tasas de ponches caen en picada. Me doy cuenta de que la línea verde, que representa la primera entrada de trabajo, es más alta que la línea dorada. De nuevo, vale la pena señalar que la línea verde está compuesta por lanzadores que fueron lo suficientemente buenos en su primera entrada como para merecer una segunda entrada, incluso cuando había otras opciones disponibles.

Podemos hacer algunos análisis más sofisticados y encontrar que los lanzadores son menos efectivos en sus segundas entradas, y no es tan difícil averiguar por qué.

Si la MLB implementara esta regla, presionaría a los equipos para que entrenen a sus relevistas para que tengan un poco más de ritmo o les quitaría parte de la ventaja del enfoque de “máximo esfuerzo”. Y sí, todo el punto del ejercicio es hacer artificialmente a los lanzadores funcionalmente peores como una forma de comprar menos ponches en el juego. Habrá libertinos del béisbol a los que no les guste esa idea. Pero si la MLB se toma en serio la reducción de la tasa de ponches en el juego, me temo que muchas de las soluciones que se han planteado no están abordando la causa subyacente.

Los relevistas de corta duración han cambiado fundamentalmente la forma de jugar. Si la MLB ve esto como un problema, entonces una de las pocas opciones que tienen que realmente aborda el tema es matar al pulpo. O al menos cortarle un par de brazos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button