Baseball

Desafiar las sentencias arbitrales es una habilidad de los managers


Image credit: Rhona Wise-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Desde 2014, cuando MLB aplicó por primera vez la repetición instantánea expandida y un sistema para que los mánagers desafiaran las sentencias de los árbitros, la oficina de la liga ha cambiado cientos y cientos de esas decisiones. El sistema recibió críticas inmediatas, incluso aquí en Baseball Prospectus, pero en los años posteriores,  esas críticas, en gran medida, se han desvanecido.

Los mánagers rara vez hacen uso de sus desafíos, de verdad que lo hacen muy poco para lo estratégicamente óptimos que cada uno podría ser. Pero cuando lo hacen, pueden tener efectos significativos. Y hay una amplia diferencia en esa habilidad entre los managers, de hecho algunos pueden ganar tres o más sentencias adicionales por encima del promedio por temporada.

Allá por 2014, cuando MLB anunció por primera vez el sistema, mis colegas Dan Brooks y Russell Carleton argumentaron que, dado que básicamente no hay penalización por un desafío fallido, los managers deberían solicitarlo cada vez que tengan la oportunidad. Pero ya sea por factores culturales, la moderación o la falta de sentencias arbitrales que realmente pueden ser cambiadas, eso no ha sucedido. Los managers, en promedio, desafian 30 decisiones por temporada, mucho menos que los más de 162 que, según las reglas, podrían (si un manager gana su desafío, obtiene otro para usar más adelante).

Existe una gran variedad entre los managers en términos de la frecuencia con la que desafían y la frecuencia con la que ganan esos desafíos. Basándonos en datos de Baseball Reference, un puñado de dirigentes solicita alrededor de 50 revisiones por temporada, mientras que otros, en particular Tony La Russa, quien fue arquitecto de este sistema, cuestionan menos de 10 sentencias.

En última instancia, la cantidad global de sentencias cuestionadas (y su tasa de éxito) importa mucho menos que la cantidad de sentencias que se reversan en total. La Russa, por ejemplo, puede que solo haya solicitado nueve revisiones este año, pero ganó siete de ellas, lo que lo ubica en la mitad superior de la liga. Aunque él no ha acumulado muchos registros en la era de la revisión, al examinar a otros managers se nota que lograr cambiar una sentencia en el campo de juego es una habilidad consistente de un año a otro.

Este gráfico muestra la cantidad de desafíos exitosos en un año para un managers dado (eje x) versus el mismo número la próxima temporada (eje y), omitiendo a los managers que no dirigieron en temporadas consecutivas (así como a los dirigentes interinos). La correlación aquí es r = 0.56 genial (y significativa), lo que significa que definitivamente sí hay alguna evidencia de que su uso es una habilidad, incluso si hay un poco de contaminación en la información de una temporada a otra.

Para aislar aún más esa habilidad para cada manager, construí un modelo rápido usando un efecto aleatorio para el manager. Aquí están los managers superiores e inferiores durante la era del desafío (desde 2014):

Manager Sentencias Cambiadas por Temporada 
Hyde -3.38
Shelton -3.05
Baker -2.92
Counsell -2.57
Rojas -2.41
Manager Sentencias Cambiadas por Temporada 
Weiss 2.32
Bochy 2.52
Banister 2.54
Hurdle 3.67
Yost 3.79

Estas estimaciones tienen en cuenta la regresión a la media y también vienen con desviaciones estándar. La mayoría de los managers están dentro de una desviación estándar cero, lo que significa que es difícil saber con certeza su habilidad, pero los cinco managers superiores e inferiores están muy por fuera de su desviación estándar. Esta es la lista completa.

El rango aquí es bastante amplio: los mejores dirigentes ganan de dos a cuatro desafíos adicionales por temporada por encima del promedio, y los peores ganan de dos a cuatro desafíos menos por temporada. En términos de béisbol, reemplazar a un mánager malo por uno bueno podría significar hasta cinco o siete sentencias arbitrales revertidas más al año; eso es suficiente para ser notorio, al menos para un aficionado que ve en acción al equipo todos los días.

Hay que hacer notar que muchos de los peores managers en esta clasificación son más jóvenes y tienen menos años de experiencia como dirigentes en su haber, mientras que muchos de los mejores managers en desafíos son mayores y tienen una amplia permanencia en sus puestos. Tal como se ha observado en las sentencias de bolas y strikes, el equipo de revisión de repeticiones puede otorgar el beneficio de la duda a aquellos con más autoridad, incluso si ese criterio está fuera de las reglas.

Sin profundizar en las circunstancias exactas, la importancia del momento en el resultado del juego y el tipo de cada sentencia que el manager está tratando de revertir (esto será tema para un próximo artículo), podemos valorar cada desafío exitoso de acuerdo con el efecto promedio que tienen. Según los datos de MLB, la mayoría de los desafíos son para sentencias de safe/out, lo que significa que tienen bastante impacto: aumentan la cantidad esperada de carreras en aproximadamente 0,7 por desafío exitoso. (Aquí uso el valor promedio de un sencillo en una carrera, asumiendo que los managers están convirtiendo una sentencia, al principio, de “out” en una de “quieto”).

En términos prácticos, eso significa que pasar de ser un mal manager en lo referido a desafíos (como Derek Shelton) a uno bueno (como Ned Yost) puede hacer que un equipo anote unas cuatro carreras extra por temporada, un botín bastante decente. Debido a que esto no toma en cuenta las situaciones más decisivas para el resultado del juego (los managers deberían ser más propensos a desafiar cuando el juego está en momento decisivo) y que se reduce bastante en la medida en que el manager acumula varias temporadas, también es probablemente un valor estimado conservador. En una temporada determinada, el verdadero efecto puede estar más cercano a entre cinco y diez carreras.

Esto, por sí solo, no va a llevar a un equipo a clasificar a los playoffs, ni incluso necesariamente le dará al equipo una victoria adicional. Pero teniendo en cuenta que los managers tienen alrededor de una docena de otras formas en las que también ejercen influencia, desde administrar el ánimo del equipo hasta decisiones estratégicas como cuándo sacar al lanzador abridor o si otorgar una base por bolas intencional, es solo otro implemento en su bastante extensa caja de herramientas para cambiar el resultado de cada juego.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button