Baseball

La diferencia del arranque lento de los bateadores este año


Image credit: Kyle Ross-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Hasta el domingo, los equipos de la MLB habían jugado 598 partidos. El calendario completo prevé 2,430, así que estamos cerca del 25% de la temporada. La gran historia de la temporada tras una cuarta parte, creo, ha sido la falta de ofensiva. Hasta el domingo, los equipos anotaban 4.37 carreras por partido, la cifra más baja desde 2015 (4.25). El porcentaje de embasado en toda la Liga, .313, es el 15º más bajo en los 121 años desde que se formó la Liga Americana. El OPS de .705 es el 22º más bajo desde la Segunda Guerra Mundial. Y el promedio de bateo de .236 es el más bajo de la historia. (Datos obtenidos en Baseball-Reference.)

Una de las razones son los ponches, obviamente. Los bateadores se poncharon en el 24.02% de las apariciones al plato, la primera vez que la tasa ha superado el 24%. Quitamos a los lanzadores y seguimos en 23.39%, justo por debajo del 23.43% de la temporada pasada. Y cuando los bateadores hicieron contacto, batearon sólo .289. Es el BABIP más bajo desde 1992 (.287).

Pero bueno, estamos en mayo. Algunos bateadores todavía están trabajando en su ritmo. Algunos lanzadores van a ser víctimas de las lesiones y la fatiga a medida que avanza la temporada. Y el clima va a ser más cálido. Todo esto debería ayudar a las ofensivas. Entonces, ¿qué tan mal están las cosas, realmente?

Para responder a esto, he dividido los primeros 40 partidos por equipo de las últimas cinco temporadas en cinco pedazos de ocho partidos. He utilizado fechas, así que estos números no serán exactos pero se aproximan. Por ejemplo, este año, hasta el 10 de abril, hubo 120 partidos, exactamente ocho por equipo. Del 11 al 19 de abril, hubo 115. En los nueve días siguientes, hubo 122. Del 29 de abril al 7 de mayo, 120. Y desde el 8 de mayo hasta el domingo, hubo 121 partidos.

Voy a mostrarles varios gráficos, pero primero quiero explicarlos. Observé los resultados de los primeros cinco períodos de aproximadamente 120 juegos para los equipos en 2017, 2018, 2019, 2020 y 2021. Calculé cada una de las cifras mencionadas anteriormente: carreras por juego, promedio de bateo, OPS, BABIP y porcentaje de ponches para cada período. Para que los datos sean coherentes, excluí a los lanzadores de las últimas cuatro medidas ofensivas.

Quería ver cómo progresaban las cifras en los cinco quintiles de principios de temporada. Establecí el valor del primer quintil en 100, y expresé cada quintil subsiguiente en relación con él. Por ejemplo, durante los primeros 121 juegos de 2018 (hasta el 7 de abril), los no lanzadores batearon .241. Le di un valor de 100. En los siguientes 125 juegos (hasta el 17 de abril), batearon .243. Eso resultó en 100 * .243 / .241 = 102. En los siguientes 115 partidos (hasta el 26 de abril) batearon .254. Eso equivale a 104. Los dos últimos quintiles (hasta el 4 y el 13 de mayo, respectivamente) arrojaron valores de 105 y 106.

Este tipo de patrón—mejora gradual—es lo que se espera del béisbol de principios de temporada. Como se mencionó anteriormente, al comienzo de la temporada, hace frío, los bateadores se están poniendo en forma, y las fechas abiertas en el calendario permiten a los equipos utilizar sus tres o cuatro primeros lanzadores titulares con más frecuencia. A medida que avanza la temporada, esas ventajas para la defensa se desvanecen.

¿Ha seguido la temporada 2021 este patrón? ¿O, tras un cuarto de la temporada, las ofensivas siguen en la depresión que comenzó el 1 de abril?

Generé estos gráficos utilizando la ingeniosa herramienta de rango de fechas personalizado de FanGraphs. Comencemos con el número más llamativo de los 2021, el promedio de bateo más bajo de todos los tiempos. Este gráfico muestra el promedio de bateo en los primeros 40 partidos de la temporada, dividido en cinco quintiles.

Este gráfico muestra algunos signos de esperanza. Los bateadores batearon sólo .234 en el primer quintil de la temporada. El promedio de bateo bajó a .232 en el segundo y a .231 en el tercero antes de subir, apenas, a .237 en el cuarto quintil. Eso puso el promedio de bateo de 2021 (la línea sólida y gruesa) muy por debajo del de los cuatro años anteriores, tanto en términos relativos como absolutos. Los bateadores arrancaron fríos y se mantuvieron así. Sin embargo, en los últimos 121 partidos, el promedio de bateo de los no-lanzadores en toda la MLB subió a .250. Eso es similar a lo que ha sido, en relación con la primera parte de la temporada, en años anteriores.

Necesitamos más tiempo para ver si la mejora del 8 al 16 de mayo puede mantenerse. Si es así, parece que los bateadores han tardado más de lo habitual en volver a la pista este año, pero lo han conseguido. Si no es así, estamos viendo una nueva normalidad de poder bajo.

Como puedes adivinar, el BABIP sigue una trayectoria similar.

Los bateadores arrancaron con un pésimo BABIP de .288 este año y no han logrado alcanzar ese nivel en ninguno de los tres quintiles siguientes. Sin embargo, durante los últimos nueve días del primer quintil de la temporada, el BABIP repuntó a .303. Eso es lo más alto que ha sido en el quinto quintil desde 2017. Tal vez las cosas están volviendo a su curso después de todo.

Por otro lado, el OPS sugiere que todavía estamos en déficit.

En todos los años excepto en 2019, el OPS había repuntado más fuerte en el quinto quintil de la temporada hasta los 40 partidos. Este año, el OPS de .734 en el último quintil, un 4% mejor que el primero, representa la primera vez en esta temporada que el OPS durante el quintil supera el .706 del primer quintil. En las últimas cinco temporadas, los cuatro quintiles con el OPS más bajo son el segundo quintil de 2021, el tercer quintil de 2021, el cuarto quintil de 2021 y el primer quintil de 2021. La ofensiva ha sido débil.

La única área en la que las cosas han mejorado consistente y notablemente durante 2021 es el porcentaje de ponches.

Los no-lanzadores se poncharon en el 24.8% de las apariciones al plato durante el primer quintil este año, el 24.4% en el segundo, el 24.2% en el tercero, el 23.5% en el cuarto y el 22.4% en el quinto. Eso sería motivo de optimismo, pero falta el gráfico de carreras por partido.

Los equipos anotaron 4.53 carreras por partido en los primeros 120 partidos de 2021. Desde entonces no se han acercado a ese nivel. En cada una de las últimas cuatro temporadas, la anotación general ha aumentado en los ocho primeros partidos de la temporada. No lo ha hecho en 2021. La mejora constante en la tasa de ponches, y la mejora retrasada en el promedio de bateo, BABIP y OPS, no se han traducido en más carreras. La temporada 2021 comenzó con un nivel de anotación bajo, y se ha mantenido así.

Sólo llevamos una cuarta parte de la temporada. Muchas cosas cambiarán. En el mejor de los casos, la mejora en la ofensiva que comenzó la semana pasada continuará, y 2021 será un año en el que simplemente los bateadores tardaron más de lo normal en arrancar. Pero hasta ahora, la temporada 2021 aún no se ha sacudido los típicos problemas ofensivos de principios de temporada. En mi próximo artículo, hablaré de las ramificaciones que esto acarrea.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button