Baseball

Los picos en las revoluciones de los lanzamientos han sido contagiosos


Image credit: © Andy Marlin-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Una de las grandes preguntas que rodean la era de las sustancias pegajosas y las revoluciones de los lanzamientos ha sido cómo los lanzadores consiguieron compuestos que aumentaron su agarre. Ha habido acusaciones y rumores mal definidos de que los equipos contrataron expertos en química para desarrollar mezclas particulares de protector solar, resina y otras sustancias pegajosas. Se han revelado mensajes de texto de Gerrit Cole intentando conseguir sustancias pegajosas del asistente del clubhouse de los Angels. Pero la fuente principal de la mayoría de las sustancias que mejoran las revoluciones sigue estando envuelta en un misterio.

Un nuevo análisis sugiere con bastante asidero que la forma más común en que los lanzadores obtuvieron compuestos de agarre fue a través de otros jugadores. En un nuevo significado del término “química de equipo”, parece que los jugadores que usaban diversas sustancias pegajosas la compartían con sus compañeros de equipo, lo que provocó que no solo aumentaran sus propias revoluciones, sino también las de los lanzadores que los rodeaban.

Es posible que el intento de la liga de tomar medidas enérgicas contra el uso de sustancias pegajosas solo haya producido, hasta ahora, una suspensión, pero el impacto en las revoluciones ha sido repentino, masivo, y dramático. En el período de seis semanas, el promedio de las RPM de las rectas se ha reducido en cientos de unidades, con docenas de lanzadores registrando descensos mayores de lo normal.

Esta caída precipitada constituye, hasta ahora, la evidencia más clara de que las sustancias pegajosas eran comunes en la liga. Pero no vino de la nada. Envuelto en un semi-secreto, lo poco que sabemos sobre el Pegamento de Araña y los compuestos relacionados sugiere que los compañeros de equipo pueden compartir su sustancia pegajosa favorita entre ellos.

Si ese es el caso, entonces es lógico pensar que cuando un lanzador de alta cantidad de revoluciones en sus envíos se une a un nuevo equipo, puede mejorar el uso de las sustancias pegajosas de todos sus nuevos compañeros de equipo. Esto debería dejar una huella en los datos que la hace muy diferente a otras estadísticas. Cuando un bateador de alto promedio ofensivo se une a una alineación, no necesariamente aumenta los promedios de sus compañeros de equipo, ni un lanzador de mucha velocidad aumenta la velocidad de la recta de sus compañeros. Pero resulta que un aumento en las revoluciones máximas de los lanzamientos de un equipo sí está también asociado con un aumento en las revoluciones de todos sus compañeros lanzadores.

Este gráfico traza el cambio en la máxima relación entre revoluciones  y velocidad (SVR, por sus siglas en inglés) de un equipo (en la horizontal) frente al cambio en la tasa de revoluciones promedio del equipo en la vertical (excluyendo el jugador de máximas revoluciones). Existe una asociación moderadamente fuerte entre los dos: usando datos de 2017-2021, el coeficiente de correlación es 0.5.

Entonces, cuando un lanzador de alta SVR se une a un equipo, no solo impacta directamente las revoluciones promedio del equipo, sino que también afecta la SVR de la mayoría de los otros lanzadores del equipo. En promedio, cada unidad de SVR agregada al máximo aumenta la SVR de todos sus compañeros de equipo en alrededor de 0.25 unidades. En los equipos que obtienen un lanzador de SVR alta (SVR> 27), aproximadamente el 60% de su personal también aumenta SVR. En comparación, para los equipos que pierden un lanzador de alta SVR (pasando de una SVR máxima de 27 a 25 o menos), el 70% de los jugadores en esos equipos también perdieron SVR.

La fuerza de esta relación es asombrosa. El factor determinante número uno de la SVR de un jugador es su propia historia, específicamente la tasa de revoluciones de su último año. Pero en segundo lugar está la SVR más alta de cualquier jugador de su equipo. Cada unidad de SVR de un colega vale aproximadamente 0.1 SVR para ellos. Un lanzador de revoluciones ultra altas con una relación de revolución a velocidad de 27 o más podría agregar casi 3 SVR a todo su personal.

Este hallazgo tiene grandes implicaciones para el fichaje de jugadores como Trevor Bauer. (Una acotación necesaria, Bauer ha sido, recientemente, acusado de agresion sexual y se le ha dictado una orden de restricción). Un solo buen lanzador que sea añadido a la plantilla podría sumar de 3 a 5 WAR de manera directa, a través de su propia destreza en el montículo. Pero si también comparte su sustancia pegajosa con el resto del equipo, aumentando la SVR de todo el personal, eso podría equivaler aproximadamente al valor agregado de añadir otro lanzador de nivel All-Star. (Las estimaciones aproximadas del valor de las revoluciones se obtienen de este artículo). Fichar a un lanzador de altas revoluciones no solo lo te permite contar con un jugador probablemente bueno, sino que también mejora las habilidades de todos los demás.

Una cosa que es sorprendente acerca de este patrón es que va en ambos sentidos: no es solo que la llegada de un lanzador de altas revoluciones impulsa a sus compañeros de equipo. También es el caso de que cuando un lanzador de altas revoluciones se va, arrastra la SVR de sus ex compañeros de equipo hacia abajo. La implicación obvia de la llegada del artista de las revoluciones es que comparte sus sustancias pegajosas con sus camaradas de vestuario. Pero cuando se va, aparentemente se lleva ese compuesto pegajoso con él, en lugar de compartirlo con ellos cómo lo hizo.

Quizás el mejor ejemplo en la práctica sea Bauer. Bauer apareció por primera vez de manera muy pública por comenzar a usar sustancias pegajosas a fines de 2019, mientras jugaba para los Cincinnati Reds. En 2019 o 2020, Bauer pudo haber compartido su alijo con sus compañeros de equipo, cuyas tasas de revoluciones se dispararon de manera asombrosa, lo que le valió al equipo el apodo de Spincinnati. Para la recortada temporada de 2020 , los Reds tenían el récord de bola rápida con revoluciones más altas desde que comenzó el seguimiento en 2015.

Sin embargo, el apodo duró poco. Tan pronto como Bauer se fue a los Dodgers, Spincinnati se derrumbó cuando la mayoría de sus lanzadores vieron caer sus índices en más de 100 RPM. Mientras tanto, los Dodgers, el nuevo equipo de Bauer, vivieron un salto al estilo de los Reds en 2020. Y el último efecto colateral y quizás la prueba más definitiva del uso de sustancias pegajosas, los Dodgers también han visto cómo esos logros se evaporan desde que arrancó la represión.

Lo que muestra este análisis es que la influencia de Bauer no fue única. Las tasas de revoluciones de los equipos subieron y bajaron a medida que los jugadores que sospechamos que usaban sustancias iban y venían. Como lo atestigua la campaña de represión y las caídas en la mayoría de los lanzadores de las ligas, ningún equipo es completamente inocente. Pero algunos, en particular los que albergaban a lanzadores como Bauer y Gerrit Cole, parecen haber obtenido un beneficio especial de sus fichajes.

Tampoco podemos descartar la influencia o participación de coaches o empleados de la oficina principal. Un examen estadístico de la variación que se puede asignar al equipo de los lanzadores muestra un impacto insignificante, pero ese análisis oculta otras formas en que los empleados del equipo pueden haber fomentado el uso. Si, por ejemplo, los coaches o la gente de la oficina empujaban a las personas a lo largo del vestuario a adoptar las sustancias pegajosas utilizadas por un lanzador en particular de altas revoluciones, eso se mostraría como culpa de los lanzadores, incluso si la verdadera responsabilidad fuera compartida entre los jugadores y equipo.

Ya sea que los jugadores lo compartan voluntariamente entre sí o que los equipos se lo impongan a sus compañeros de equipo, está claro que el uso de sustancias pegajosas ha sido un fenómeno social. No solo los jugadores individuales incursionaron en sustancias como Pegamento de Araña; evidentemente, los lanzadores se los proporcionaron a otros en el mismo equipo, quienes vieron subir y bajar las revoluciones de sus envíos de manera conjunta. Esta propiedad contagiosa duplica el efecto de una forma de hacer trampa que ya tuvo un gran impacto: mejora no solo la habilidad de un jugador, sino de todo el equipo que lo rodea.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button