Baseball

Repercusiones de la sequía ofensiva


Image credit: Charles LeClaire-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

La semana pasada escribí que, aunque los bateadores casi siempre empiezan la temporada más lentamente que los lanzadores, este año el déficit se ha mantenido durante un tiempo inusualmente largo. La falta de ofensiva ha sido la historia principal de la temporada hasta ahora. En este artículo, hablaré de sus ramificaciones.

Juegos sin hit

Con promedios de bateo acumulados de .237 hasta el domingo, que sólo superan a los de 1968 (.2372 frente a .2367) en la lista histórica, no ha habido muchos hits. Eso ha dado lugar a muchos juegos sin hit ni carrera. Sí, todavía es temprano en la temporada. Sí, los números de “a ritmo de” son perezosos e inexactos. Pero vamos, hombre. Ya ha habido seis juegos sin hit este año. Las únicas temporadas en la era de 30 equipos (desde 1998) con ese número son 2010 (seis), 2012 (siete) y 2015 (siete). Yo no extrapolaría mucho de eso—los juegos sin hit son bastante aleatorios—pero con equipos que promedian 7.87 hits por partido, el menor número en más de un siglo, no es una sorpresa que a veces veamos cero.

Como curiosidad, el récord de juegos sin hit ni carrera en una temporada es de ocho en 1884, seguido de siete en 1990, 1991, 2012 y 2015. Los únicos que son relevantes para 2021 son los dos últimos, diría yo. Había tres ligas en 1884. Había doce equipos en la Asociación Americana, ocho en la Liga Nacional y, dependiendo de cómo se cuente, siete u ocho en la Asociación Unión, que apenas tenía la calidad de liga mayor, pero que aportó dos de los juegos sin hit. En 1990 y 1991 sólo había 28 equipos. Hubo seis juegos sin hit en 1969, cuando sólo había 24 equipos, y en 1908, cuando sólo había 16. Para superar a 1908 en base a juegos, tendría que haber 12 juegos sin hit ni carrera este año.

Partidos a cero

Nuevamente, debemos tener cuidado con los datos “a ritmo de” en mayo. Pero estas son las cifras de partidos a cero hasta este punto en la temporada durante los últimos 10 años.

Temporada Hasta fecha de Juegos Partidos a cero 9+ Innings
2021 Mayo 23 678 101 94
2020 Sept 12 678 66 51
2019 Mayo 18 675 88 87
2018 Mayo 19 672 87 86
2017 Mayo 23 674 63 63
2016 Mayo 24 681 82 81
2015 Mayo 25 673 91 91
2014 Mayo 20 672 103 103
2013 Mayo 21 674 100 98
2012 Mayo 25 685 80 77

El suscriptor Anderson721 es quien ha notado a esta tendencia. La última columna excluye los partidos dobles de siete entradas y otros partidos que no duraron nueve entradas.

El mayor valor atípico no fue 2021, sino 2020. Ningún año en la última década presentó cerca de tan pocos partidos a cero hasta este punto de la temporada como el año de la pandemia. Considéralo otra razón para ignorarlo, supongo.

Anotando corredores desde la tercera base

Utilicé la herramienta Stathead de Baseball-Reference para calcular los números anteriores. Para las siguientes tablas, utilicé el buscador de escisiones de Baseball-Reference. Esto muestra el número de carreras anotadas con corredores en tercera y menos de dos outs por aparición al plato. En esta tabla, estoy comparando el año hasta el 2021 con el año completo 2012-20.

Temporada AP C C/AP
2021 2614 1665 0.64
2020 3512 2283 0.65
2019 9232 6190 0.67
2018 9529 6106 0.64
2017 9483 6285 0.66
2016 9724 6285 0.65
2015 9415 6006 0.64
2014 9549 6174 0.65
2013 9420 5939 0.63
2012 9671 6138 0.63

No recuerdo dónde leí esta queja sobre el béisbol de 2021. La diferencia es pequeña, pero ahí está. Los corredores en tercera con menos de dos outs están anotando con menos frecuencia que en el pasado reciente.

Bateo con corredores en posición de anotar

Como señalé la semana pasada, los bateadores en general batean mejor con corredores en posición de anotar que en otras situaciones. Hasta el domingo, los equipos están bateando .245/.334/.406, un OPS de .740, con corredores en posición de anotar y sólo .235/.306/.393, un OPS de .699, en otras apariciones al plato. Los bateadores en 2021 lo están haciendo mejor de lo normal, en relación con otras apariciones en el plato, con corredores en posición de anotar. Así que eso no es un problema.

Pero todavía hay un par de problemas relacionados con corredores en posición de anotar. El primero es el rendimiento, el segundo es anotaciones.

Temporada AVG OBP SLG OPS C/AP
2021 .245 .334 .406 .740 0.33
2020 .256 .345 .429 .774 0.35
2019 .262 .345 .443 .788 0.35
2018 .254 .339 .414 .753 0.34
2017 .261 .344 .429 .773 0.34
2016 .258 .339 .415 .755 0.34
2015 .257 .336 .405 .741 0.33
2014 .253 .332 .386 .718 0.32
2013 .255 .336 .388 .723 0.32
2012 .255 .339 .400 .739 0.32

A este punto, tengo que señalar algo obvio. Las medidas de ineptitud ofensiva están en su nivel más alto de los últimos años. Sin embargo, no están en su nivel más alto en comparación con incluso hace seis años. La pelota cambió durante el descanso del Juego de las Estrellas de 2015. Compara esos números de 2021 con los de 2016-20 y verás el declive. Compáralos con los de 2012-14 y no lo harás.

Volviendo a la tabla anterior, el OPS con corredores en posición de anotar es mejor que en otras situaciones. Pero sigue estando en su nivel más bajo desde que empezaron a alterar la pelota. Lo mismo ocurre con las anotaciones.

Bateadores emergentes

Sí, han sido bastante malos este año. Aunque, nuevamente, no tan mal como antes de que la bola cambiara.

Temporada AVG OBP SLG OPS
2021 .206 .302 .328 .630
2019 .222 .314 .394 .708
2018 .212 .300 .339 .639
2017 .222 .302 .345 .647
2016 .213 .297 .347 .643
2015 .219 .291 .329 .620
2014 .213 .291 .322 .613
2013 .217 .292 .336 .628
2012 .225 .304 .344 .648

Omití el 20202 debido al bateador designado universal. Y ya que hablamos de este, uno de los cambios más sugeridos para ver más poderío ofensivo en el juego es el adoptar al BD universal. Al menos ya no veríamos a los lanzadores batear.

Temporada AVG OBP SLG OPS K%
2021 .104 .142 .137 .279 47.0%
2019 .128 .159 .163 .322 43.5%
2018 .115 .144 .149 .293 42.1%
2017 .124 .156 .161 .318 38.4%
2016 .132 .164 .171 .335 39.0%
2015 .132 .160 .170 .329 37.8%
2014 .122 .153 .152 .306 36.6%
2013 .132 .164 .169 .333 36.7%
2012 .129 .162 .166 .327 37.0%

Conclusiones

Sí, la ofensiva ha bajado en lo que va de año, y hay efectos evidentes por todas partes—más partidos a cero, menos anotaciones con corredores en posición de anotar, más ineptitud en el bateo emergente—que en los últimos años. Pero ese calificativo de “en los últimos años” es importante. Hay un cierto sesgo de actualidad. Sí, los promedios de bateo están en los niveles más bajos de todos los tiempos, pero otras métricas no lo están. La ofensiva está definitivamente abajo de los últimos cinco años. Pero no olvidemos lo malas que eran las ofensivas antes de 2016. Los equipos en 2021 están anotando sólo 4.39 carreras por partido, muy por debajo de los últimos años… pero más alto que cada año desde 2010 a 2015. La ofensiva ha bajado, pero no es históricamente baja.

Dicho esto, después de que los equipos anotaran 4.07 carreras por partido en 2014, y 4.10 en la primera mitad de 2015, el juego cambió. Más concretamente, la pelota cambió. Eso llevó a un aumento en las anotaciones que, en 2021, se ha quedado sin combustible. Entonces, ¿qué hará la MLB a continuación? No tengo la sensación de que tenga una idea firme.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button